Blog Tsunami en el mediterráneo.

Tsunami en el mediterráneo.

  Anoche en sueños
presencié un tsunami. 
 Veía
a la gente correr en
  dirección
contraria, venían hacia donde yo estaba. Pregunté qué pasaba, porqué esas
prisas, de qué huían y ninguno se paraba a avisarme del desastre. Pasados unos
segundos, una señora mayor me dijo; corre, no pares, métete en la primera
finca que puedas y sube a la terraza. Apenas terminó de hablarme vi acercarse
una enorme nube grisácea. Eran
  olas
de más de diez metros de altura que en su entrada furiosa engullía de manera
  mordaz  todo cuanto se cruzaba.  Miles de objetos  de arrastre parecían darle la
consistencia
  de denso
batido carbonizado.

Cuando conseguí abrir
de un empujón la puerta de una finca,  subí
a la azotea acelerada al ver que tras de mí se iban sumergiendo cada
rellano de oscuros fluidos de implacable rigor y dureza. Desde el ático
pude ver a algún superviviente de la tragedia. Ninguno de los que estábamos
presentes pudo imitar gesto o vocablo ante colosal catástrofe.
Vino sin avisar. Nadie
predijo que esto pudiera ocurrir. Las faldas de la tierra que rodean Italia
bailaron pasos fuertes, de gran taconeo que hicieron temblar las aguas de su
suelo.
Días antes se habló de
terremotos, pero no se predijo que la magnitud de tales seísmos pudieran
alterar  las pacíficas
orillas del otro lado del mediterráneo.
Al despertar de nuevo,
como cada mañana le cuento mi sueño. Y  dice;
tranquila en nuestro litoral no suelen ocurrir estas calamidades, más bien
ocurre en océanos con determinadas características, pero no aquí.
No obstante, una vez se
va al trabajo realizo búsquedas en Internet. Dice que hay riesgos de
que ocurra (hay controversias entre expertos). En el pasado ocurrió aunque es
poco probable.  
www.relatosdepatricia.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

Llanto de muñeca.Llanto de muñeca.

Antiguos edificios de bella  estructura y estancias  solemnes, pese a poseer ciertas condiciones fantasmagóricas, se conservan y rehabilitan. Guardan diseño y estilo y pese al  paso del tiempo, conservan nobleza

Ana.Ana.

  Hacía más de dos años que no tenía noticias de Ana, una entrañable amiga. Nos conocimos preparando oposición con el objeto de obtener una plaza fija como  funcionarias del