Blog CUENTO: Nina (X) La partida del jardinero.

CUENTO: Nina (X) La partida del jardinero.

Nina
apoltronada en el pupitre se abstrae admirando el crecimiento de árboles y
ve salir tras las rejas del patio al jardinero. Lleva una maleta,
camina con paso erguido mirando al frente sin girar el rostro hacia el solemne
césped, velado y mimado por fuertes brazos durante su larga estancia en el
templo. Nina siente que si sale llevando maleta en horario escolar, es que se
va, y, en mitad de clase sin pedir permiso a la profesora, sale disparada
corriendo hacia la verja.
  
El
ímpetu de su pequeño espíritu y el valor de su proceder al verle partir
desolado e injuriado, empujan la frecuencia de su pequeño corazón con latidos
de inocencia.
La
profesora paraliza el estudio para mirar incrédula su actitud y comportamiento.
Nina desconoce que el alcance de su acto es objeto de quietas miradas, no solo
de su aula, también del resto de hemiciclos que dan al patio, que, incrédulas
al verla salir corriendo paralizaron dejando en silencio las aulas.
Expulsado
por quienes consideró durante años su familia, su verdadera casa, camina con el
cerebro embotado al liberar en la soledad de la noche, brotes de enmudecido
llanto.
Él ve
acercarse corriendo a Nina y frena sus pasos. Ella que de manera perpetua tuvo
su mente ocupada de pensamientos, ideas y sueños, al verle partir, despierta
bruscamente de diurno sueño, quiere hablar pero no sabe qué decir. Desea
expresar algo que no puede, así que callada tras los hierros, observa angustia
en sus ojos radiantes y efigie morena.
Nina
que al principio recibió el apodo de Nina-mu por hablar tan poco tan poco
 que la creyeron muda, es la única que acude a despedirse.
Nina-mu
“el apodo del silencio, ahora quiere hablar” ¡Claro, una mente siempre ocupada
de fantasía, resta espacio a las palabras!  El percibe que ella sabe de su
inocencia y lee en su pequeña carita rasgos de tristeza, y como confirmando
saber lo que sus ojitos quieren decir, acaricia su mejilla levantando su mirada
al frente, viendo que ambos son el centro de atención de las aulas.
Le
dice ¡Anda, no pasa nada, vuelve a clase! Nina, sintiéndose indispuesta como si
hubiera perdido la mejor muñeca, corre llorando, y en vez de volver a clase,
busca el consuelo de Jake y Joko, apacigua su dolor en compañía de las bestias.
Las
monjitas la dejan tranquila, no acuden a por ella para que vaya a clase, pues
de todas formas nunca atiende, así que la dejan en paz hasta que llega la hora
de comer y como no acude al comedor, van a buscarla. Al darse cuenta del dolor
que una niña siente, la dejan tranquila, no es sancionada por salida del aula
ni  por despedirse del  jardinero.
El que
no fuera castigada por despedirse de un hombre que ha sido sancionado y
expulsado por dañar el honor de dos compañeras, no es bien asimilado,
especialmente por las demandantes y como según ellas no era justo el trato de
favor que estaba recibiendo Nina, deciden hacer algo que asegure severo castigo
por parte de las monjas.
La
noche siguiente de la partida del jardinero, alguien desató y dejó en libre
albedrío a Joko y Jake,  y los pobres, buscando a su dueño toda la noche,
paseando por zonas libres y alrededores, dejaron sembrado de boñigas
 patio, jardines y entrada al convento, sin contar la escabechina en la
huertecita al comer todo lo que brotara de la tierra. Solo se libró el
invernadero al estar cerrado.
Nina,
aun con el dolor del disgusto del día anterior, desayuna pensativa y tranquila
mientras oye gritos de varias religiosas que con mal genio andan por los
pasillos hacia el comedor de las niñas. Inocente de lo que pasa, es sorprendida
mientras desayuna por un fuerte estirón de orejas que la levantan con fuerza de
su asiento “Ayer no te dimos lección por tu insolencia” pero lo que has hecho
esta noche no tiene perdón de Dios.
Nina
no entiende por qué es atacada por la religiosa de esta manera cuando el día
anterior no guardaron represalias. Sujeta de la oreja, sin acabar el desayuno
va oyendo – ¡da igual que no vayas a clase, para lo que te sirve! – hoy vas a
limpiar el estropicio que has provocado por dejar libre a tus queridas mulas.
A tan
corta edad limpia las inmundicias de Joko y Jake mientras el resto de alumnas
permanecen en clase. Nina supo enseguida quién había dejado libre a los mulos
toda la noche y sabían, que las monjitas la creerían culpable, dándole esta vez
un fuerte castigo. 
Limpiando
los excrementos por las zonas comunes, llegó lo peor y no esperado cuando
limpiaba la entrada del recinto. Se acercó la Hermana Directora para decirle
suavemente al oído”Hemos sido tolerante contigo después del acto deshonroso al
despedirte del jardinero dejando en evidencia al convento, pero lo que hiciste
en venganza, ha estado muy  feo, así que sábados y domingos durante un mes
irás a las cocinas a limpiar de cucos las  legumbres y hacer aquello que
se te ordene”.
Nina
sabe que de nada sirve decir que no es responsable del destrozo. Sabe que
nada  de lo que diga será oído y mucho menos creído, así que su mente
clama enfadada: No jugaré con mis  amigas ni veré “la casa de la
pradera”.

Ya
más tranquila, asimilando el castigo, cae en la cuenta que al menos podrá ver
antes de irse a la cama el programa televisivo “Reina por un día”.  
www.relatosdepatricia.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

Agua vivaAgua viva

Ocurrió  un fin de semana en un paraje montañoso. Caminando por un polvoriento paso, bajo nuestros pies brotaba un  renacuajo manantial. Me hizo gracia ver que con  mi proximidad aumentaba