Blog Humanos diferentes.

Humanos diferentes.

Me he encontrado rodeada de personas muy diferentes a
nosotros, pero a su vez con grandes similitudes a la raza humana.
He visto parejas. Las madres sujetaban y abrazaban a
sus hijos. Me resultaron graciosas las diferencias físicas que veía en ellos,
en especial las diferencias de sus retoños.  De pronto tuve un fuerte impulso de
risas espontáneas.
Desde lo alto, en los brazos de su madre, un niño de
entre uno o dos años me miraba y respondía a mis risas. Supuse entonces que él
se reiría de verme reír…quizás se riera al contemplar al igual que yo las
diferencias que nos separaban.
Era diferente a los humanos conocidos,  pero me pareció guapo.
Constitucionalmente era como nosotros: cabeza, tronco y
extremidades. Lo que provocó en mí el ataque de risa fueron aspectos  como el color de su piel, el color de
su pelo y sus ojos.
Su piel era grisácea, tenía el cabello de color verde
manzana y los ojos amarillos. La combinación de los diferentes tonos me resultó
agradable a la vista.
Supuse que también le resultaría curiosa mi imagen
porque el niño no paraba de mirarme y reír desde los brazos de su madre.  Al rato deseó venir a mis brazos y yo
alargué los míos para abrazarlo. 
Cuando lo tuve en mis brazos, el se dejó besar. Sentí
su piel totalmente fría. Fue al besarlo cuando el niño percibió las diferencias
físicas entre ambos. El calor de mi tacto le resultaría extraño al igual que yo
sintiera la frialdad de su tacto como si tuviera en mis brazos a una especie de
sangre fría. Quiso enseguida
acudir de nuevo al amparo de su madre.

Pensé que no eran tantas las diferencias entre
nosotros, al menos físicas y supuse que los cambios de  piel
gris, cabello verde y ojos amarillos se debían a vivir en un medio
diferente al nuestro.
www.relatosdepatricia.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

Zapatos viejos.Zapatos viejos.

Anoche vi cientos de zapatos raídos, añejos, diferentes por edad y sexo. Agrupados sin casar formaban alta montaña de calzados viejos. Comprendí que aquellos  pasos vividos, ahora son olvido, huellas de