Blog Llanto de muñeca.

Llanto de muñeca.

Antiguos
edificios de bella  estructura y estancias  solemnes, pese a poseer ciertas condiciones
fantasmagóricas, se conservan y rehabilitan. Guardan diseño y estilo y pese
al  paso del tiempo, conservan nobleza y
belleza. Lo que fue Mansión, Palacete, Noble Residencia, etc. termina siendo  Biblioteca, Teatro, Hotel u Hostal según espacio,
lugar o diseño.

Algunos
de ellos guardan  memoria, el sufrimiento
de lo que antaño sucediera se infiltra y agarra fuerte como pulpo a las
arenosas rocas marinas.  Hay muros
impregnados de desgracias y se manifiestan por raras voces o sonidos, muebles
que se mueven solos, ventanas y puertas que se cierran y abren solas, caída de
objetos, imágenes fantasmas vagando perdidas por salones y aposentos durante siglos.

Es
como si el dolor  tuviera la capacidad de
infiltrarse, como si los materiales o minerales que levantan algunos edificios tuvieran
la propiedad de captar el sufrimiento. Como si la estructura de la casa quedara
impregnada por sentimiento de los que la habitan y haciéndose partícipe queda vagando,
perdido y sediento como en un desierto sin hallar salida.

En
unas cortas vacaciones nos alojamos en un bello Hotel de un pueblecito del
interior. Pagamos una suite de una gran estancia y menos mal que solo fue una
noche. Su cama era de un tamaño enorme…No comprendo como un hotel que presume
de calidad se les ocurre ofrecer suite sin la ropa adecuada a las medidas.
Recuerdo analizar el cómo era posible que un lugar que presume de estrellas, no
viera la necesidad de adecuar la ropa a la gran cama.

Era
evidente que las medidas más grandes que están 
a la venta no llegan a cubrirla. ¿Qué nadie lo ve?  Así que después de pensar largo rato, llegué a
la conclusión de que el confort y bienestar del cliente no eran para ellos
importantes, primaba la apariencia y el afán de lucro.

Me
preguntaba, ¿cómo pueden atreverse a colocar tal camastro y no encargar que
realicen sábanas y cubres a medida?  Total…bien
pegadita al calorcito de mi marido consigo dormir a ratitos mientras estiro
sábanas y dejo al pobrecito dormir al raso.

Hay
hoteleros que invierten más en diseño que en comodidad. Una cama vestida con
ropa muy justita, sin caer por los lados, impide moverse y abrigarse mientras se
duerme. Tampoco su bello armario contenía ni una manta para cubrirse ante fríos
eventos.

Amén
de pagar una suite y no dormir,  su
exagerado ahorro de agua redujo tanto el volumen y la fuerza de salida que era
imposible lavarte y mucho menos aclararte. Mala experiencia en un lugar encantador.

En
fin, sobre las tres de la madrugada consigo conciliar ratitos de sueño hasta
que a las cuatro nítidamente frente a la cama oigo caer una muñeca que llora al
golpear el suelo.  Era exactamente el
llanto de una muñeca antigua de las que al moverla emitía llanto.

Después
de desayunar pregunté a una de las camareras si el lugar había correspondido
anteriormente a  alguna tienda de muñecas
o regalos. Me preguntó extrañada el porqué le hacía tal pregunta, así que
simplemente le dije, a las cuatro de la madrugada una muñeca de porcelana lloró
al caer al suelo y la habitación estaba sin muñecos, solo estábamos nosotros y
en la cama. Frente a nosotros alguien dejó caer o tiró una muñeca de porcelana
al suelo y supe que era una muñeca antigua por su llanto.

La
camarera puso cara de querer contarme algo, hizo ademán de hablar, pero se
cruzó con personal del hotel y esquivó la conversación. ¿Conocía acaso algo que
pudiera tener relación con los llantos de la muñeca de porcelana a media noche?

Tras
ver su callada respuesta pregunté a gentes del lugar el origen de la familia
que vivió sus años de matrimonio en el noble edificio. Tenía pues que preguntar
a quienes trabajaban en el hotel o a personas mayores que hubieran vivido
durante sus años mozos en el pueblo, y algo sí recordaban.

Allí
llegó un matrimonio encelado de bellos parajes con el encanto añadido de estar
cerca de la playa. Muy enamorados construyeron una mansión ya que ambos pertenecían
a familias adineradas. Para sus necesidades, atender la granja y el
mantenimiento de las  grandes estancias
tenían varios sirvientes que vivían próximos a su palacete.

Pasaron
los años y pese a buscar y desear la llegada de niños, no lograron tener
familia. La señora, cada vez que se quedaba en cinta preparaba con amor su nido
aposento,  pero ninguno de sus embarazos
logró ver la luz.

Se
comentaba que tras años esperando concebir, tras muchas discusiones unidas a la
frustración de ser madre y la posterior depresión, el matrimonio se fue
aislando llegando a no hablarse y durmiendo separados. El olvido mutuo fue
total, pero los sirvientes al tanto de todo cuanto sucedía hablaban que ella pasaba
días sin querer salir de la habitación de muñecas.

Tras
años de deseos incumplidos, mitigaba su depresión lavando y vistiendo sus cuerpos cuidadosamente por las mañanas. En ella pasaba días y noches
cuidándolas al igual que una niña juega a las muñecas.
www.relatosdepatricia.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post