Blog Zapatos viejos.

Zapatos viejos.

Anoche vi cientos de
zapatos raídos, añejos, diferentes por edad y sexo. Agrupados sin casar
formaban alta montaña de calzados viejos. Comprendí que aquellos  pasos
vividos, ahora son olvido, huellas de los que ya partieron.
Tierra y polvo de
camino sujeto al paso erguido, dejan entrever aquellos años, un recuerdo,
pegado a la suela del olvido. Es polvo terrenal, sendero etéreo y fugaz de
elementos que dieron forma  y movimiento a lo vivido.
Entre ellos, vislumbro un
par de botines nuevos. Alguien se apresuró a partir sin cubrir sus pies
desnudos. Cuando intento alcanzarlos, los cordones rompen su unión de hechizo y
queda uno disponible para poder llevarlo conmigo, pero no puedo cogerlo, no me
serviría solo uno.

Junto
a la montaña de sandalias hay un zapatero  de ojos vidriosos, añosa lente,
tez arrugada y porte muy viejo. Trabaja el zapato que me falta y
espero a que termine  para poder coger el calzado
refulgente. Con mirada sabia sus ojos dicen lo que el corazón piensa y siente…aún
no llegó la hora de quien ha de vestir estas suelas relucientes, el caminante
que lo calce debe llegar al final de sus albores.

www.relatosdepatricia.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post