Blog CUENTO: La Catedral animada. The lively cathedral.

CUENTO: La Catedral animada. The lively cathedral.

En una abandonada
aldea, tupida de majestuosos valles, se abre paso blanca torre, cóncava y
apretada cúpula que asoma agitada campana entre variados esmaltes verde
aceituna. Al alba, somnolienta despierta atada, acordonada en soga,
serpenteando y golpeando su orondo cuello. Es timbre de hierro, zumba, rugido
castigo, clausura condena invocando aplacar su destierro “que su portentosa voz
se esparza más allá del sonoro eco”.
                              
Moradores que antaño
la habitaron, recuerdan hileras en romería orando letanía, tocados de
horquilla, nudo y velo negro, pies encadenados, manos portando negro misal y
pulseras luciendo oscuros rosarios.
Su dilatado lamento y
estilizado cuello anima la curiosidad de visitantes, y, aprovechando la
entrada de nuevos vecinos, después de un largo camino y dado que no hay mejor
descanso que pasear fresca, relajante y silenciosa cualquier capilla, ermita o
basílica “cualquiera que se dé al paso”, el travieso monje aprovecha y juguetea
entre cultos, oraciones y Santa Misa.
Los visitantes
silentes, prefieren no molestar coincidiendo en colocarse juntito, a la entrada
de la Catedral…o salida, más bien hacia al final. Delante, asientos guardados
quedan libres para vecinos del lugar que, abriendo auroras y cerrando hogar
salen en grupo familiar con pulcros trajes que llevar al altar, cruzando
albores senderos y rutas sin señalar.
Los nuevos visitantes
se sientan detrás y mientras fresquitos descansan, impregnan retina y lagrimal.
Rodeados de serenos muros y bello cristal, en silencio, sin esperar, huelen
naftalina de abuelos gentiles que regalan oratoria santoral. Aceptan el
cumplido, no lo pueden rechazar y al girar la cabeza para seguir observando en
sigila paz, reciben inesperado regalo, pequeñas cerámicas realizadas por
diminutas manos, estallando risas y cuchicheos dentro del Altar, mientras que
el afable Padre Abad sonríe galante, ajeno al quebranto provocado por tremendos
abuelos y niños del lugar.
Cuando la oratoria va
a terminar, el párroco con sigilo envía abrir puerta invirtiendo el grato
incienso religioso por aromático chocolate cocinado por el Abad.
Al sentir la
estimulante fragancia del cacao, los feligreses salen en manada directo a la
cocina, dejando al padre solo terminando la Sagrada Eucaristía. Los pequeños,
más sensibles a aromas del paladar escapan primero, siguen la inercia los
visitantes y por último, ancianos del pueblo que no pueden correr se acercan y
esperan que el Padre reparta el suculento chocolate caliente realizado con
leche fresca con ricas pastas del lugar.

www.relatosdepatricia.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post